jueves, 21 de diciembre de 2017

Apegos feroces. Melodías de Sevdah

Escucho melodías bosnias al tiempo que leo un libro de emigrantes judíos del Este europeo en Estados Unidos, alojados en edificios de apartamentos ruidosos e incómodos de las ciudades industriales. Imagino a las gentes dejando escapar alguna lágrima cuando escuchan lejos de su tierra los sones de su infancia o juventud, los lamentos del violín, la guitarra o del acordeón.
Sevdah es la palabra clave. Hambre de canto ‒vulgo ‘melancolía’; ‘bilis negra’ en árabe, de donde proviene; ‘amor apasionado’ o ‘añoranza’ en turco‒. Deviene en anhelo incurable. Melodías que en Bosnia ‒el fado en Portugal, el tango en Argentina‒ se constituyen en alimento, en algo sin lo cual no podría vivirse.
Apegos feroces es el título dado (2017) a las memorias que publicara en 1987 Vivian Gornick (1935). Nacida y crecida en el Bronx, de padres europeos, logra estudiar en la universidad y convertirse, con los años, en escritora reconocida, al tiempo que despliega su activismo social y feminismo. El libro es un ir y venir con su madre, ya entrada en la madurez, por las avenidas neoyorkinas, en un habla salpicada de diálogos atravesados por una sinceridad mordaz; paseos en los que se entremezclan recuerdos, reproches y complicidades. Y, según dice Jonathan Lethen en el prólogo, estas memorias tienen esa calidad endemoniada, brillante y absoluta que tiende a elevar un libro por encima de su contexto y provoca que sea admirado como clásico.
Sin duda, su lectura me alegra los días. Como lo hacen los poemas de Aleska Santic (1868-1924), en especial ese Emina, musicado por más señas.
[Salud. A la espera de que la Vida conceda música a quienes gobiernan la res publica].

8 comentarios:

  1. No dejo de sorprenderme en este blog. Felicidades, de nuevo, por los apuntes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Interesante propuesta Ignacio.
    Dichosos días como tú dices y pongamos más música en nuestras vidas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sevdah es una de las palabras que me mantiene con vida.

    Felicidades por las entradas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué suerte! Consérvala lo más posible.

      Gracias.

      Eliminar
  4. Apegos feroces creo que me gustará Ignacio, me parece muy interesante la relación entre madre e hija, me lo apunto a mi lista.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que así sea, Conchi. Creo que es un relato sustancioso.

      Abrazos.

      Eliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.